CUENTOS DE NAVIDAD

Rudolph

La nariz de Rudolph

Rudolph era un reno con la nariz roja, del que todos se reían. Papá Noel, que necesitaba a todos los renos para su trineo, le dijo que no se preocupara.


En Nochebuena, Papá Noel estaba preparando los juguetes para los niños y una sorpresa para Rudolph. ¡La sorpresa era un precioso dibujo de unos camellos tocando la pandereta!


Cuando Rudolph lo vio, le gustó tanto que fue la envidia de todos los renos, y desde ese día lo trataron con mucho amor y respeto.

Rudolph se dio cuenta que lo mejor es aceptarse a sí mismo y no burlarse de los demás.