¡Tú decides como verte y sentirte!

Beneficios de una buena alimentación

Esos disgustos beneficiosos.

La alimentación desde pequeño era una exigencia, nuestros padres algunas veces lograban que nos comiéramos todo lo que ponían en el plato, hasta los vegetales que nos hacían arrugar la cara, pero esos momentos de disgusto con nuestros padres nos proporcionaban proteínas, y fibras.

¡Empecemos con los cambios internos!

Lastimosamente con el paso de los años hemos perdido los buenas enseñanzas de nuestros padres, pero esto se debe al tipo de vida que llevamos, muchas veces el escaso tiempo que tenemos para alimentarnos permite que recurramos a alimentos altos en grasas que proporcionen la energía perdida a nuestro cuerpo, sin embargo el problema no es consumir grasas sino la cantidad que consumimos de ella, al igual que el agua esta es una sustancia básica y fundamental en nuestro nuestro cuerpo pero en exceso podría ocasionar daños al organismo.