Millonarios Fc

Los Embajadores

Historia

A principios de 1938 un grupo de estudiantes del Colegio Mayor de San Bartolomé ubicado en el Centro Histórico de Bogotá, decidieron formar un equipo de fútbol, con el objetivo de enfrentarse a los equipos de otros sectores de la ciudad.

Los primeros partidos del equipo se jugaron en los terrenos de la finca "La Merced" del Colegio en ese entonces, donde hoy queda el Colegio San Bartolomé la Merced, y el barrio La Merced. Algunos jóvenes deseaban llamarlo Unión Juventud y otros querían el nombre de Unión Bogotá. Al poco tiempo el equipo, que no contaba con ningún apoyo oficial, comenzó a ganar apoyo popular y ya que no se habían podido decidir por ninguno de los dos nombres, jugaba un partido con uno de los dos nombres y al siguiente con el otro y posteriormente bajo el nombre deJuventud Bogotana, una unión de ambas denominaciones.1

Pasado un año de vida, el equipo rápidamente continua ganando el apoyo de la gente gracias a sus contundentes triunfos, por lo que en un sorprendente hecho, todos sus jugadores, dirigidos por su vocero Ignacio "Nacho" Izquierdo (primer hombre importante en la historia de la institución) son convocados para formar la primera Selección de fútbol de Colombia de la historia, que participó por primera vez en el mes de febrero en los Juegos Centroamericanos y del Caribe celebrados en Ciudad de Panamá, consiguiendo la Medalla de Bronce en un excelente debut.

Tras regresar de Panamá y con el equipo a punto de desaparecer, "Nacho" Izquierdo aprovecho que se avecinaba la primera edición de los Juegos Bolivarianos que se celebrarían en Bogotá y encontró en este grupo inicial el entusiasmo para conformar un cuadro más estructurado, por lo que el equipo volvió a representar a la Selección Colombia. Para dirigir a la Selección, el gobierno colombiano contrató, en Mar del Plata - Argentina a Fernando Paternoster, ex-jugador de la Selección Argentina, subcampeona de la Copa Mundial de Fútbol de 1930.

Pero no solo eso, el equipo recibe el apoyo de la ciudad y es adquirido por la Municipalidad y el Concejo de Bogotá y recibe su auxilio económico. Fue entonces denominado Club Municipal de Deportes, convirtiéndose así en el equipo oficial de la ciudad de Bogotá y recibiendo el escudo (el actual) y los colores (en esa época, Blanco y Negro) oficiales de la ciudad.

Al equipo se vinculan nuevos directivos, varios de ellos ligados a las autoridades de la ciudad, como Álvaro Rozo (Secretario de Gobierno de Bogotá), que asume como Presidente, Hernando Beltrán que es nombrado como Secretario, Antonio José Vargas y Manuel Briceño Pardo.

Su debut con esta nueva denominación de Club Municipal de Deportes, fue en sus partidos de preparación antes de los Juegos Bolivarianos, donde venció al campeón nacional departamental,Antioquia (4:2), además de empatar 2:2 con el Junior de Barranquilla.

Luego de los Juegos (en los que termino en Cuarto lugar) jugo por primera vez ante un seleccionado nacional, la Selección Ecuador ganando (3:1) y luego enfrenta a la mundialista Selección Cuba, venciendo también (3:2 y 2:1). Se había nombrado definitivamente como entrenador del club a Fernando Paternoster, que había dirigido a los jugadores representando a la Selección Colombia y que todavía se encontraba en el país.

Pese a los triunfos deportivos, el Municipio le suspendió la ayuda por los problemas surgidos entre los fundadores del Juventud Bogotana y Álvaro Rozo, presidente del Club Municipal; el cuadro entonces quedó a cargo de los directivos Manuel Briceño Pardo, Antonio José Vargas y del comerciante santandereano Alberto Lega, (quien ingresa aportando $50.000 para la contratación de cinco jugadores argentinos), quienes tomaron el mando del equipo y restablecieron a la normalidad la situación. Ya sin ayuda económica oficial y sin colores en su uniforme, los directivos le buscaron nuevo nombre al equipo: Municipal La Salle (cuando pasó a manos de los estudiantes del Instituto La Salle), Municipal Deportivo (cuando quedó a cargo de Briceño Pardo, Vargas y Lega) y posteriormente Municipal Deportivo Independiente, (este último nombre como aclaración de su desvinculación del Municipio), aunque en realidad para la prensa se jugaba simplemente como el equipo o seleccionado de Bogotá.


Barras Bravas



Y fue un domingo. No podría haber sido otro el día, un domingo de fútbol como tendrían que ser todos los domingos, día especial este ultimo día de la semana, antesala del tedioso lunes; veinticuatro horas para vivir, sufrir, llorar y soñar, transpirando la esencia misma de la vida plasmada en el fútbol.

El sol de la media tarde empezaba su declive sobre el kiosquito del parque Galerías, horas antes, ciento cincuenta hinchas de millonarios, desplegaban una bandera a tres bandas azul-blanco-azul, treinta metros de largo por dos con veinte de ancho y millones de esperanzas para un solo "trapo", el honor y los sueños plasmados en unos cuantos caracteres. Una a una las letras COMANDOS AZULES # 13 aparecían acrecentando el sueño, el honor y la grandeza de un grupo que dispuesto a hacer historia y a romper la tradición inicio su marcha caminando codo a codo, dispuestos a realizar su sueño, unos de esos pocos que se atreven a ver la luz quizás sea el único que he visto en mi vida.

Desfilaron por la calle 54, cruzaron la carrera 24, entraron a la veredita que da con la tribuna oriental-general (huésped del nacimiento en el año de 1993), tal vez mi memoria no recuerde con exactitud las fechas exactas, los días, las horas y los instantes de gloria infinita que comenzamos a vivir allí, desde que ese sueño de lateral norte era solo eso, un sueño. Han trascurrido casi siete años desde que un grupo de muchachos que en su mayoría pertenecían a la barra del "Búfalo", conformaran y estructuraran lo que hoy es el honor y orgullo de la hinchada azul, los perennes e inmortales C.A.#13, ellos exhortaron a muchos otros a llenar el Campin de papelito, humo y el infaltable grito para acompañar y hacerse parte de la fiesta que da el fútbol y MILLONARIOS, (pero esa es otra historia) caminando ayudados por el aplauso y el aliento se postraron ante la puerta numero 19 de acceso de la tribuna LATERAL NORTE, subieron una a una las gradas de entrada de acceso del vomitorio central; el delirio fue completo, camisetas y banderas en un maremognum de color y sentimiento, cuando se paro la bandera en la barda frontal tras tiras bicolor, los muchachos salieron desde lo alto de la tribuna y se enterraron en la alambrada, ese que nos separa y nos une, a la vez, el sitio quedo conquistado y colonizado para siempre. Sabíamos que estábamos allí y no había vuelta atrás, dueños, amos y señores de la tribuna norte.

Han pasado tres años y algunos días de eso, la barra que se hizo BANDA PINTO LA PASION Y LA TRIBUNA DE AZUL Y BLANCO, se transformo en el fenómeno social y deportivo de la década y del medio siglo del fubol de nuestro país, odiados e incomprendidos.

Hoy en día COMANDOS AZULES # 13 cuenta con un promedio de asistencia insuperable para cualquier barra a nivel nacional y comparable con cualquiera de las del continente de 4500 personas en partidos B y de 15000 en partidos A, a tamaña convocatoria y por motivos de seguridad también se opto por tomar la Tribuna Sur dada la cantidad de personas asistentes a la NORTE, el fenómeno social es un hecho en nuestra hinchada.

Comando Azules ha roto inclusive sus propias reglas, en pos de cumplir sus objetivos: llenar de pasión, fervor, y banderas una tribuna con solo gente nuestra, nuestras siglas han sido escritas en banderas, camisetas, periódicos, volantes, revistas y paredes, en muchos estadios nuestras banderas y nuestros gritos siguen vitoreando en las buenas y en las malas al Millos del alma, por eso esta historia tiene un principio pero todos juntos haremos que esta cultura jamás desaparezca y así mismo que a esta historia se le añadan muchos mas instantes y épocas gloriosas de nuestra gente, que las nubes de papel y humo caigan sobre la cancha como nexo y expansión que se queden revoloteando en el ambiente, los coros y cánticos de pasión amor y odio que los COMANDOS AZULES impusieron a la LATERAL NORTE, seguro los vamos a heredar a los nuestros y ellos a su vez a los suyos, así será una historia que jamás se terminara de escribir.

Atención

Una Pasion Sin Limites

El Orgullo De Ser Millonarios


Big image
Big image