La Modernización De Japón

Monarquías & Gobiernos

Que Significo

  • La modernización de Japón significó también un proceso de occidentalización de este país, es decir, en Japón se tomó como modelo para los cambios que impulsó, el capitalismo desarrollado en las potencias mundiales de esa época, ubicadas en la región occidente.

  • Este proceso de modernización fue impulsado desde el gobierno y permitió que Japón se convirtiera en una potencia mundial.

  • El desarrollo industrial fue promovido por el propio gobierno japonés, para 1880 el estado contaba con un gran número de fábricas, que a partir de ese momento pasaron a manos de ricos capitalistas.

  • Hacia 1875 inicia su expansión sobre la región asiática, cuando ocupó algunas islas cercanas a su territorio.

Como Comenzó

Entre 1867 y 1912 tiene lugar la época Meiji en la que se desarrolla definitivamente un Japón nuevo que, abierto al mundo, sabe guardar sus tradiciones esenciales. A la muerte del emperador Komei, en 1867, el nuevo emperador Mutsu-hito eligió el nombre de Meiji (Gobierno de la luz) para designar su reinado. Los principios del gobierno iluminado fueron restablecer la autoridad del Emperador y la occidentalización, es decir, el fin de la época feudal y la conversión de Japón en el primer país no occidental que desarrolla las técnicas de la Primera Revolución Industrial.

Reacciones

La reacción que el encuentro con el mundo occidental provocó en Chinay Japón -dos civilizaciones feudales y estáticas- fue radicalmente distinta. En China, la incapacidad de adaptación del Imperio y de la sociedad tradicional desembocaría en la revolución (1911), la guerra civil (1927-37, 1945-49) y en la instauración finalmente (1949) de un régimen comunista. En Japón, la revolución de 1867 inició un rápido proceso de occidentalización y modernización que, en el curso de treinta años, hizo del país una potencia militar de primer orden -evidenciada ya por su victoria sobre Rusia en la guerra de 1904-05- y un importante poder industrial y comercial.
Las razones de esa diferencia tuvieron que ver, claro está, con las mismas diferencias geográficas entre ambos países. La pequeña extensión de Japón sin duda facilitó el control que el poder central, pieza clave de la reforma, ejerció a todo lo largo del proceso. En todo caso, hizo las cosas (construcción de ferrocarriles y carreteras, electrificación, educación nacional, formación de un ejército moderno...) mucho más simples que en un país de las gigantescas dimensiones y población de China. Pero las razones de aquella diferencia fueron ante todo culturales. La arrogancia de la elite china, educada a lo largo de siglos en la idea de la perfección y superioridad de su cultura y de sus tradiciones, le hizo muy poco receptiva, si no abiertamente cerrada, a toda posible apertura exterior y a toda innovación foránea (tenidas por bárbaras e inferiores).
Modernización de Japón Época Meiji