Instituto Paulo Freiré

La educación es un acto de amor, por tanto, un acto de valor