Máquina Semiautomática

Fabricadora de Velas

Velas Aromáticas y sus funciones en la vida cotidiana

La aroma terapia es la disciplina que apuesta por el poder del sentido del olfato para estimular las funciones del organismo a nivel sensorial y extra sensorial. Surge del uso de los aceites esenciales extraídos de hojas, flores, raíces y tallos.

¿Como lograr armonía en el hogar?

Se recomienda apagar las luces y encender las velas, después de un ajetreado día de trabajo, un dulce olor a Rosas que relaja el estrés en general y calma los dolores de cabeza, cada olor trae consigo una función aquí un poco la definición de cada una.

CANELA: Atrae clientes. Es afrodisíaca y un estimulante mental.

COCO: Reduce el ambiente negativo. Atrae los buenos amigos y endulza los ambientes.

LAVANDA: Relajante, elimina la ansiedad y el estrés, ayuda a despejar las mentes cansadas. Muy utilizado a la hora de preparar exámenes.

JAZMÍN: Antidepresivo, relajante y sedante. Elimina los olores desagradables.

SANDÍA: Reduce el ambiente negativo.

MANZANA: Alivia la migraña.

GARDENIA: Genera bienestar y fuerza para salir de un problema.

VAINILLA: Es aromatizante, endulzan te, antidepresiva y calmante. Para los enamorados, materializa una relación sexual y amorosa. Su fragancia sensual atrae de igual manera a los hombres que a las mujeres.

LIMÓN/CITRUS: Evita la depresión, la ansiedad y el mareo.

EUCALIPTO: Desinfecta el ambiente y promueve la concentración.

CANELA: Elimina la fatiga nerviosa, es un estimulante natural y se dice que es afrodisíaco.

ROSA: Mitiga la depresión, el insomnio, el dolor de cabeza, la tristeza y el estrés en general.

GERANIO: De efecto equilibran te, aporta un balance entre cuerpo, mente y emociones. Alivia la ansiedad, la depresión y los estados de humor cambiantes.

NARANJA: Es antiespasmódica, sedante, astringente, antiséptica y depurativa.

TOMILLO: Despierta la memoria, la inteligencia y la capacidad de concentración. Recomendado en casos de agotamiento mental, estrés o esfuerzo excesivo.

CEDRO: Inspira ánimo y optimismo. Logra una excelente conexión entre lo físico y lo espiritual, contribuyendo a que nuestra mente se aclare y a que tengamos buen juicio. Calma la agresividad