DESIGUALDAD DE GENERO

Marcos e Irene

Principales problemas del consumo

Agotamiento de recursos:Tenemos que tener muy claro que este tipo de recursos se pueden acabar algún día. Desgraciadamente, el avance de las civilizaciones modernas ha echo que se consuma mucho de estos recursos de forma muy rápida, debido principalmente al ritmo de producción y de vida de los países mas desarrollados. Con nuestra obsesión por desarrollar nuevas formas de industria y explotacion de la madre tierra, solo hemos conseguido aumentar la velocidad y el agotamiento de los recursos naturales.

Deforestacion:La acelerada destrucción de los bosques ha colocado en estado de emergencia a una gran variedad de especies de flora y fauna que dependen de ese ecosistema. Entre esas especies se encuentra la humana.


Estos problemas y muchos mas son los principales problemas del consumo


CONSUMO RESPONSABLE:

El consumo responsable es un aspecto muy a tener en cuento hoy en dia. Las organizaciones politicas consideran que los seres humanos harían bien en cambiar sus hábitos de consumo ajustándolos a sus necesidades reales y optando en el mercado por opciones que favorezcan la conservación del medio ambiente y la igualdad social. Los aspectos a tener en cuenta con el consumo responsables son:


  • Considerar el impacto ambiental desde el punto de vista del ciclo de vida del producto a comprar, valorando los procesos de producción, transporte, distribución, consumo y residuos que deja el producto.
  • Determinar la huella ecologica que determinado estilo de vida y consumismo producen.
  • Determinar qué empresas, productos y servicios, respetan el medio ambiente y los derechos humanos para preferirlos frente a otros que no cumplan con los citados requisitos.
  • Plantear el tipo de comercio que se desea favorecer.
  • Asegurar la calidad de lo comprado.

DESIGUALDAD DE GENERO

El género es uno de los patrones de socialización que, en la sociedad capitalista y patriarcal, campañas, empresas,administraciones y otras entidades utilizan para orientar las prácticas de consumo de la sociedad. Así hablamos de la idea de “consumos de género” como tipos y ámbitos de consumo asociados a personas socializadas como mujeres y como hombres en el heteropatriarcado, así como la idea de las “dicotomías perversas” como mujeres emotivas y hombres racionales, que se pueden trasladar como estereotipos a sus comportamientos en el consumo. Y en este punto nos detendremos un poco para presentar una de las reflexiones en las que estamos trabajando últimamente: no sólo la socialización de género puede orientar las prácticas de consumo consolidando la desigualdad entre hombres y mujeres, sino que podemos vislumbrar un camino de ida y vuelta. Es decir, también las propias prácticas de consumo, ayudan a producir y consolidar roles y estereotipos de género que crean dicha desigualdad.


La indumentaria femenina no hace otra cosa que separar a la mujer de la esfera productiva; los corsés, los zapatos de tacón, los sombreros etc. son objetos que imposibilitan la realización de cualquier actividad útil, separando, por tanto, a la mujer del espacio productivo . Aunque esta situación ha sido solamente la de una minoría, la clase ociosa, se ha convertido en el modelo de referencia y en un potente configurador del imaginario sobre el consumo ligado a la feminidad