Rafael Alberti

En conmemoración de su centenario y de la Generación del 27

Este folleto en Smore intenta contribuir a la iniciativa anual de Toni Solano, profesor de Lengua Castellana y Literatura del IES Bovalar de Castellón, de conmemorar el acto inaugural de constitución de la llamada Generación del 27 en el Ateneo de Sevilla. Las condiciones de esta iniciativa se encuentran en su blog Re(paso) de lengua.

Por otra parte, se celebra el 110º aniversario del nacimiento de Rafael Alberti, el poeta más joven de la Generación 27, un personaje carismático que, desde que murió en 1999, ha sido paulatinamente olvidado y a quien también quiero rendir homenaje.

Góngora y la Generación del 27

La Generación o Grupo del 27 reunió a algunos de los mejores escritores de la lengua castellana durante la primera mitad del S. XX. Esta "Edad de Plata" de nuestras letras tuvo su pistoletazo de salida en la conmemoración del trescientos aniversario de la muerte de un poeta, entonces olvidado, como fue Luis de Góngora, en el Ateneo de Sevilla. Allí acudieron Federico García Lorca, Jorge Guillén, Gerardo Diego y Rafael Alberti, que, a pesar de ser el más joven, ya había entablado amistad con el resto del grupo, en la Residencia de Estudiantes de Madrid, adonde llegó no como poeta, sino por la inquietud artística de ser pintor.

Este acto no solo reafirmó públicamente una corriente literaria y una amistad que ya existía, sino que simbolizó la esencia de su ideario artístico común: la recuperación de la tradición artística hispánica, con Góngora y Garcilaso de la Vega como principales modelos, en conjunción con las Vanguardias que llegaban desde Europa y América Latina, como el Surrealismo o el Creacionismo.

Filmaciones inéditas de la Generación del 27. Instituto Cervantes

Siempre Alberti

Biografía de Rafael Alberti que ofrece la página web del Instituto Cervantes.

"Rafael Alberti Merello. (El Puerto de Santa María, Cádiz, 16 de diciembre de 1902 - El Puerto de Santa María, Cádiz, 28 de octubre de 1999). Poeta español de la Generación del 27.

Empieza el bachillerato en el Colegio de los Jesuitas del Puerto de Santa María. En 1917 se traslada a Madrid, donde abandona el bachillerato por la pintura, que ejerce una gran influencia en su obra; en 1922 realiza una exposición en el Ateneo. Por motivos de salud se traslada, poco después, a vivir en las sierras de Guadarrama y Rute, donde empieza a escribir sus primeras poesías, recogidas bajo el título de Marinero en tierra. Con este libro obtiene el Premio Nacional de Literatura (1924-25), otorgado por un jurado que integraban Antonio Machado, Menéndez Pidal y Gabriel Miró. A esta obra siguieron La Amante(1925) y El alba de alhelí (1925-26). En sus primeros libros se aprecia claramente la influencia de Gil Vicente, del Cancionero y Romanceroespañoles y de otros autores como Garcilaso, Góngora, Lope, Bécquer, Baudelaire, Juan Ramón Jiménez o Antonio Machado.

Su poesía es "popular" -según Juan Ramón Jiménez-, "pero sin acarreo fácil, personalísima, de tradición española, pero sin retorno innecesario, nueva, fresca y acabada a la vez, rendida, ágil, graciosa, parpadeante: andalucísima". La etapa neogongorista y humorista de Cal y canto (1926-1927) marca la transición de este autor a la fase superrealista de Sobre los ángeles (1927-1928). A partir de entonces, y tras afiliarse al partido comunista, su obra adquiere tono político. Este giro le lleva a considerar su obra anterior como un cielo cerrado y una contribución irremediable a la poesía burguesa.

La poesía de Alberti cobra cada vez más un tono irónico y desgarrado, como los poemas burlescos Yo era un tonto y lo que he visto me ha hecho dos tontos (1929), Sermones y moradas (1929-1930) y la elegía cívica Con los zapatos puestos tengo que morir (1930). A partir de 1931 aborda el teatro, estrenando El hombre deshabitado y El adefesio. Posteriormente recorre varios países de Europa, pensionado por la Junta de Ampliación de Estudios, para estudiar las nuevas tendencias del teatro.

En 1933 escribe Consignas y Un fantasma recorre Europa, y en 1935, 13 bandas y 48 estrellas. En 1939, al terminar la Guerra Civil española, emigra a la República Argentina, desde donde se traslada a Roma en 1962. En 1945 publica, en Buenos Aires, A la pintura: poema del color y la línea, y además un volumen que abarca la casi totalidad de su obra lírica, Poesía, donde se muestra cierta nostalgia por la patria. Regresa finalmente a España en 1977.

Su producción poética continúa con la misma intensidad en estos años, prolongándose sin fisuras hasta muy avanzada edad.

A su vuelta a España es elegido diputado por el Partido Comunista de España, pero renuncia a su escaño para proseguir su tarea literaria y dar recitales por toda España. Sus libros de memorias cosechan grandes éxitos en las distintas ediciones, cada vez más completas, de los diferentes volúmenes de su Arboleda perdida. Entre las numerosas distinciones y homenajes que se le dedican destaca el Premio Miguel de Cervantes, que le es concedido en el año 1983".

A galopar - Paco Ibáñez y Rafael Alberti

Hecho por Héctor Monteagudo Ballesteros para su blog Aguja de marear.