eNewsletter

SUEÑO ANHELADO

El inquietante ruido del entorno, la vida social de exigencias al límite y la lucha constante de la vida diaria, nos lleva a tener una vida agitada y estresante. Tener una vida en equilibrio y sana no es una meta inalcanzable. Hay muchas maneras de hacer de nuestra agitada vida, un placentero viaje hacia nuestro propósito final.

He descubierto con el pasar de los años, que vivimos en esa constante búsqueda por alcanzar la tranquilidad y vivir una vida simple y relajada, e intentamos por todos los medios descifrarla y encontrar respuestas externas que nos permitan lograr ese objetivo, sin darnos cuenta, que la solución está más cerca de lo que pensamos.

La paz, la tranquilidad y el bienestar no se encuentran saliendo de vacaciones al lugar más tranquilo, o a una isla paradisiaca, o tomando un crucero. Estos son sólo placeres que nos dan felicidad temporal; pero cuando se acaban, regresamos a esa vida de rutina, agitada y llena de obligaciones, que terminan por agotarnos de nuevo y drenar la poca energía que nos queda al final del día.

Yo tuve esos momentos en que miraba el reloj constantemente, esperando la hora para salir corriendo de mi lugar de trabajo, y encontrarme finamente en mi casa, con mi familia, tratando de disfrutar el poco tiempo que quedaba del día, para otra vez arrancar de nuevo al día siguiente.

Todos hemos sufrido de ese fenómeno llamado “trabajo” y también hemos sufrido del “inevitable regreso” de esas maravillosas vacaciones. Cuando volvemos a la “realidad”, los otros 350 días del año que nos quedan por vivir, se convierten en un depósito de sueños que se van acumulando uno tras otro, llenándose de polvo y telarañas, esperando la llegada de esa feliz semana anual de vacaciones.

Y entonces nos convertimos en creadores de sueños inalcanzables. Nos pasamos varios minutos al día contemplando un paisaje fascinante en el que nos gustaría estar pronto, y nos hacemos la promesa de que lo vamos a lograr. O vamos día a día ahorrando algo de dinero para poder emprender ese viaje maravilloso al final del año y, miramos el calendario contando literalmente los días que quedan para disfrutar de nuevo de ese mágico sueño. ¿Pero qué sucede cuando ese sueño se hace realidad? Se termina al cabo de una o dos semanas y regresamos a la vida de estrés, de trabajo duro y cansancio al final del día, anhelando que pasen rápidamente esos 350 días agotadores para disfrutar de nuevo las próximas vacaciones.

Pero… ¿Qué pasaría si pudiéramos encontrar la fórmula perfecta que nos ayude a vivir felizmente esos 350 días de cansancio y estrés? Sería maravilloso; desafortunadamente la fórmula perfecta para ello no existe. Sin embargo, no debemos perder las esperanzas. Hay un secreto que podría funcionar. ¿Quieres saberlo?

El secreto es… encontrar tus vacaciones soñadas en el diario vivir. Así de sencillo.

¡Pero qué cosa más descabellada!... -sé que puedes estar pensando esto-. Cómo puedo vivir felizmente cuando tengo que levantarme a las 5am, romperme el lomo en un trabajo que no me gusta y llegar a casa tan cansado que no tengo ni ganas de disfrutar de mi familia.

Pero si lo piensas detenidamente y lo ves desde otra perspectiva, tal vez pueda funcionar.

Leí un artículo muy interesante hace un par de semanas, donde había una frase que decía: “si estás pensando frecuentemente que necesitas unas vacaciones, no es porque necesitas vacaciones, lo que necesitas es cambiar tu vida”

Qué simple y sabia respuesta.

Ahí está la respuesta, ahí está el secreto, ahí está el sueño anhelado.

Si tu trabajo te agota demasiado, aunque te guste lo que haces, tal vez no necesitas vacaciones, tal vez necesitas reducir las horas de trabajo o encontrar un trabajo que te dé el tiempo suficiente para descansar y así poder disfrutar realmente de lo que haces.

Pero si el trabajo que haces te deja agotado y además no te gusta, definitivamente debes encontrar otro trabajo. Definitivamente debes cambiar tu vida ¡ya!

A eso hemos venido, a disfrutar la vida y si has de pasar la mayor parte de ella tras un escritorio, que ese escritorio te dé la posibilidad de tener sobre él una foto de tu familia y llenar uno de los cajones con las cartas de tus hijos, el pedazo de pastel que sobro de la fiesta de cumpleaños de tu hermana la noche anterior, la servilleta del café de la esquina con una nota de tu esposa/o que te dice “te quiero”, las fotos del día de campo del fin de semana, el último libro de tu escritor favorito o las boletas que guardas de recuerdo del primer concierto de tu grupo favorito de rock.

Disfrutar de esos pequeños momentos que sólo podemos vivir en uno de esos 350 días restantes del año y recibir remuneración por hacer lo que amamos, debe ser el sueño que debemos perseguir y hacerlo realidad.

AWAKE YOUR LIFE

Si quieres cambiar tu vida, la sola intención no cuenta. Tomar acción es el primer paso hacia el cambio.

Quieres saber un poco más sobre cómo puedes lograrlo? Contáctame y hablaremos acerca de las herramentas que puedes utilizar para tu propósito.

Namasté