Don Quijote de la Mancha

Miguel de Cervantes

Fragmento

Prosiguió, pues, don Quijote y dijo: —En lo que toca a cómo has de gobernar tu persona y casa, Sancho, lo primero que te encargo es que seas limpio y que te cortes las uñas, sin dejarlas crecer, como algunos hacen, a quien su ignorancia les ha dado a entender que las uñas largas les hermosean las manos, como si aquel escremento y añadidura que se dejan de cortar fuese uña, siendo antes garras de cernícalo lagartijero […]. »No comas ajos ni cebollas, porque no saquen por el olor tu villanería. »Anda despacio; habla con reposo, pero no de manera que parezca que te escuchas a ti mismo, que toda afectación es mala. »Come poco y cena más poco, que la salud de todo el cuerpo se fragua en la oficina del estómago. »Sé templado en el beber, considerando que el vino demasiado ni guarda secreto ni cumple palabra. »Ten cuenta, Sancho, de no mascar a dos carrillos ni de erutar delante de nadie. —Eso de erutar no entiendo —dijo Sancho. Y don Quijote le dijo: —Erutar, Sancho, quiere decir ‘regoldar’, y este es uno de los más torpes vocablos que tiene la lengua castellana


El Quijote. Miguel de Cervantes

Big image
DON QUIJOTE DE LA MANCHA (1979) - QUIXOTE