ONDAS CEREBRALES

SIDAIL

Nuestro cerebro produce impulsos eléctricos (potencias de acción) que viajan a través de nuestras neuronas. Estos impulsos eléctricos, produce ritmos que son conocidos como ondas cerebrales. Los impulsos eléctricos son información que viaja de neurona a neurona haciendo uso de cientos de miles de ellas para lograr transportarla y ejecutar una función determinada. La actividad de las ondas cerebrales, puede ser observada un electro grama o EEG.

Tipos

  1. Beta (14-40Hz): las ondas cerebrales beta se asocian con la conciencia normal de vigilia y un mayor estado de alerta, la lógica y el razonamiento crítico. Al usted realizar sus actividades diarias, usted está en Beta.

    Aunque importante para que funcione eficazmente en la vida cotidiana, los niveles de beta más altos se traducen en estrés, ansiedad e inquietud. Con la mayoría de los adultos con actividad principalmente en Beta durante sus horas de vigilia no es de extrañar que el estrés sea un problema de salud más común de hoy en día.

    La voz de Beta es el poco persistentemente parlanchina de su crítico interior, que se hace más fuerte y más implacable cuanto más usted asciende en la gama.


  2. Alfa (7.5-14Hz): las ondas cerebrales Alfa están presentes en una profunda relajación con los ojos cerrados y por lo general, mientras se sueña despierto. La conciencia individual relajada alcanzada durante la meditación de luz es característica de Alfa y es óptima para programar tu mente para el éxito.

    Alfa aumenta su imaginación, la visualización, la memoria, el aprendizaje y la concentración. Se encuentra en la base de su conocimiento consciente, y es la puerta de entrada a su mente subconsciente. El famoso Método Silva por José Silva se basa en el poder de Alfa.

    La voz de Alpha es su intuición, que se vuelve más clara y más profunda cuanto más nos acercamos a 7,5 Hz.


  3. Theta (4-7.5Hz): las ondas cerebrales theta están presentes durante la meditación profunda y sueño ligero, incluyendo el estado de sueño REM. Theta es el reino de la mente subconsciente.

    También se conoce como el estado crepuscular, ya que normalmente sólo momentáneamente es experimentada mientras uno se queda dormido (de Alfa) y surge del sueño profundo (del Delta). Un sentimiento de profunda conexión espiritual y la unidad con el Universo puede ser experimentado en Theta.

    Visualizaciones vívidas, gran inspiración profunda, creatividad, la perspicacia excepcional, así como la mayoría de los programas profundos de tu mente están todos en Theta.

    La frontera Alpha-Theta, de 7 a 8 Hz, es el rango óptimo para la visualización, programación mental y utilizar el poder creativo de la mente. Es el estado mental en el que conscientemente creamos nuestra realidad.

    En esta frecuencia de control de la mente uno es consciente de su entorno, pero su cuerpo está en una profunda relajación. Para saber cómo acceder a este nivel de la mente a voluntad, primero debe aprender a relajarse.

    La voz de Theta es silenciosa.


  4. Delta (0.5-4Hz): La frecuencia Delta es el más lenta y está presente en el sueño profundo, sin sueños y en una meditación trascendental muy profunda, donde la conciencia está completamente separada.

    Delta es el reino de la mente inconsciente. Es la puerta de entrada a la mente universal y el inconsciente colectivo, en donde la información recibida está disponible de otro modo en el nivel consciente.

    Delta se asocia con la curación profunda y la regeneración, lo que subraya la importancia del sueño profundo al proceso de curación.


  5. Gamma (por encima de 40 Hz): El rango más recientemente descubierto es Gamma, que es el más rápido en frecuencia, por encima de 40 Hz (algunos investigadores no distinguen las ondas Beta de las Gamma).

    Aunque se sabe poco de este estado de ánimo, la investigación inicial muestra que las ondas gamma están asociadas con explosiones de perspicacia y de alto nivel de procesamiento de la información.

.

Sistemas de Control por ondas cerebrales

Aunque nos pueda parecer algo futurista o sacado del mundo de la ciencia-ficción cada vez son más los sistemas que se basan en el control por ondas cerebrales, es decir, sistemas que procesan la actividad eléctrica de nuestro cerebro para traducir órdenes y comandos.

Aunque nos pueda parecer algo sacado del mundo de la ciencia-ficción y cuando se habla del estudio de las ondas cerebrales lo primero que nos venga a la cabeza es algún gadget destinado al "control mental" (que por cierto sería ideal para negociar un aumento de sueldo con nuestro jefe), son cada vez más los proyectos de investigación que trabajan en el desarrollo de sistemas que permitan "traducir" las ondas cerebrales, es decir, la actividad eléctrica de nuestro cerebro y procesar dichas señales para que sirvan de entrada a sistemas que nos permitan controlar otros dispositivos o realizar una medida de parámetros físicos como, por ejemplo, nuestro nivel de cansancio o fatiga.

Big image