DON QUIJOTE Y LOS MOLINOS DE VIENTO

De nuevo una confusión catastrófica

Don Quijote confunde los molinos por gigantes

don Quijote y Sancho Panza andando sin rumbo por los campos de Montiel, donde descubren una serie de molinos de viento que don Quijote toma por gigantes. La parodia reside aquí, entonces, en la presentación de una situación muy frecuente de los libros de caballerías “el enfrentamiento del caballero con temibles gigantes”, pero tergiversada por la locura, que no ve lo que sus sentidos le indican sino lo que su fe en los libros de caballeria le dice que debería suceder. Que los molinos son reales y los gigantes una invención de la fantasía de don Quijote es evidenciado por la voz del narrador.
Este enfrentamiento de los molinos hace la representación parodiada de una caballero enfrentándose a un gigante, en lo cual es lo que el Quijote se imagina. Y actua contra su adversario que serian los molinos de vientos. Todo esto es una invension que se hace el Quijote en su mente, para poder lograr enfrentarse a una aventura, en la cual termina con una derrota. A esta derrota este, la justifica con que su enemigo El Sabio Frason los convirtió a los gigantes en molinos. Lo cual el después de la batalla ve la realidad y la justifica con su imaginación.